La belleza está en el exterior

En los últimos años el ecommerce ha experimentado una evolución notable, tanto es así que durante el primer trimestre de 2013 alcanzó su máximo histórico con un volumen de facturación de casi 3 millones de euros, un 15,1% más que en el mismo periodo de 2012. Esto ha sido posible gracias a un nuevo tipo de consumidor, cada vez más exigente y con menos tiempo, lo que le hace decantarse por un proceso de compra sencillo, rápido y con el menor número de intermediarios posibles. Pero ante esta situación, ¿dónde quedan las tiendas físicas?

Pese al nuevo panorama que se dibuja en el mercado,  el comercio electrónico sigue encontrándose en desventaja con respecto a la compra en establecimientos tradicionales, los cuales son capaces de ofrecer al cliente mucho más que un producto y un proceso de compra totalmente impersonal y automático. Las tiendas físicas permiten al cliente entrar en contacto con los valores e identidad de la marca, favoreciendo la experiencia y la creación de vínculos que van más allá del momento de compra. Y esa experiencia empieza precisamente fuera de la tienda, en los escaparates.

Hace mucho tiempo que los escaparates dejaron de ser aquellos espacios en los que únicamente se ubicaban los productos que se querían vender, para convertirse en la carta de presentación, no solo del establecimiento sino también de la marca; siendo la primera herramienta de comunicación con el cliente, la cual debe ser capaz de sintetizar el estilo de la tienda, lo que es y lo que vende.

Los escaparates tienen una mayor influencia cuando lo que se comercializa no son productos de primera necesidad. En el caso de las firmas de moda lo importante es captar la atención de los viandantes a través de unas vitrinas, que en muchas ocasiones se convierten en auténticas obras de arte dignas de ser expuestas en las mejores galerías, y en las que la mayoría de los casos el producto no es precisamente lo más importante.

En ciudades como París, Nueva York, Londres o Tokyo algunos de los escaparates de grandes almacenes y tiendas de lujo se convierten en parada obligatoria para decenas de turistas, quienes no dudan en fotografiar repetidamente algo que consideran excepcional y digno de ser recordado en su álbum personal.

París, cuna indiscutible de la moda y ciudad de interminables calles y avenidas, alberga algunos de los escaparates más maravillosos y espectaculares del mundo. Los grandes almacenes Printemps y firmas como Louis Vuitton, Hermès o Lanvin, realizan auténticas obras maestras que cumplen claramente con su misión, no dejar indiferente a nadie.

Karl Lagerfeld para Printemps
Karl Lagerfeld para Printemps
Chloé para Printemps
Chloé para Printemps
Alexander Wang-Printemps
Alexander Wang-Printemps
Louis Vuitton
Louis Vuitton
Louis Vuitton
Louis Vuitton
Louis Vuitton
Louis Vuitton
Hermès
Hermès
Hermès
Hermès
Lanvin
Lanvin
Lanvin
Lanvin

Nueva York es otra de las grandes ciudades que concentra más número de establecimientos comerciales  por metro cuadrado y por supuesto mejores escaparates. Los grandes almacenes, donde se localizan las firmas más prestigiosas, son grandes conocedores del poder visual de las vitrinas y lo explotan al máximo.

Barneys
Barneys
Barneys
Barneys
Bergdorf Goodman
Bergdorf Goodman
Bergdorf Goodman
Bergdorf Goodman

Londres, capital capaz de aglutinar a grandes nombres de la industria de la moda y a pequeñas marcas de enorme talento pero discreta presencia en el mercado, también otorga un protagonismo especial a sus escaparates. Pasen y vean.

Harvey Nichols
Harvey Nichols
Harvey Nichols
Harvey Nichols
Liberty
Liberty
Harrods
Harrods
Harrods
Harrods

Las marcas y tiendas españolas se encuentran en el otro extremo. Aunque muchas de ellas ofrecen productos y servicios de calidad, incluso cuentan con una identidad de marca muy potente, no dan todo el protagonismo que deberían a sus escaparates, elemento esencial para entablar un primer contacto con el cliente. Pero como toda regla tiene su excepción, es por ello que podemos encontrar a firmas como Zara, más novel aunque prometedora en el arte del escaparate, y  Loewe, todo un referente en el sector moda.

Zara
Zara
Zara
Zara
Loewe
Loewe
Loewe
Loewe

 

 

 

 

 

 

2 opiniones en “La belleza está en el exterior”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *