La reinvención de un clásico

Hay prendas y PRENDAS y no es fácil encontrar aquellas que se escriben con mayúsculas, ya que el sector de la moda, como los consumidores, es caprichoso y pocas son las que resisten los vaivenes propios de las tendencias del momento. El blazer es sin duda una de ellas, capaz de sobrevivir temporada tras temporada consiguiendo revalorizarse con cada colección, con cada nueva reinterpretación. La icónica chaqueta, que tiene su origen en la marina inglesa y en la indumentaria deportiva, es uno de los grandes clásicos de la moda. Prenda camaleónica por excelencia, experta en adaptarse a cualquier época, lugar y anatomía, tanto masculina como femenina, porque ya se sabe que los grandes clásicos nunca mueren sino que acrecientan su fama y su éxito con el paso del tiempo.

Muchas firmas dedican parte de sus colecciones a esta prenda, mientras que otras deciden entregarse a ella por completo, y este es el caso de Blazé, marca italiana que representa el amor por el blazer en estado puro. Corrada Rodríguez D´Acri, Delfina Pinardi y Sole Torlonia son las tres mujeres detrás de esta firma milanesa, quienes tras recorrer el mundo trabajando para las más prestigiosas cabeceras de moda, fotógrafos y relevantes casas como Ungaro, Fendi, Ralph Lauren o Valentino, deciden crear una marca con un claro objetivo, la reinvención del blazer. Objetivo cumplido más que de sobra a tenor de unos diseños totalmente atemporales, en los que la firma experimenta con acierto con los colores, texturas y patronajes, respetando siempre el clásico y característico corte de la famosa chaqueta, demostrando que el blazer es mucho más que una prenda, es moda en estado puro.

 

Los nuevos aires de Antonia Martorell

A menudo sucede que las mejores cosas son aquellas que te encuentras por mera casualidad. En mi caso son varias las ocasiones en las que he recurrido a Internet en busca de una prenda o marca en concreto y de forma casual he dado, como si de un golpe de azar se tratase, con diseñadores capaces de conectar contigo primero y engancharte después, en tan solo cuestión de segundos. Ahí reside la magia de la moda, en su factor sorpresa, el que de vez en cuando nos recuerda que la frase “en moda está todo inventado” es del todo menos cierta.

Uno de mis últimos descubrimientos ha sido ella, Antonia Martorell, una firma joven que nace en 2013 de la mano de una igualmente joven diseñadora balear curtida en las aulas del IED, centro formativo con una cantidad de talento por metro cuadrado incalculable. La juventud de la firma y de su diseñadora creativa quedan patentes en sus creaciones, prendas que derrochan frescura y versatilidad y que dan forma a una mujer elegante y atemporal que no renuncia a lucir las últimas tendencias, pero siempre adaptadas a un estilo muy concreto, el suyo.

Sus diseños suponen además una reivindicación en toda regla de la labor artesanal, tan necesaria en tiempos de deslocalización industrial. Apuesta por la tradición y el saber hacer de los profesionales españoles en todos los procesos de creación, desde la selección de la materia prima hasta la confección de cada una de las prendas. Antonia Martorell asegura que todos sus diseños están hechos con amor, y creedme que ese sentimiento y buen hacer es más que evidente en una firma que, como es mi caso, te hace amar las casualidades.

Querida Solange, ¡cuánta falta nos hacías!

De nombre Solange y de apellido Knowles la hermanísima de Beyoncé ocupa un discreto segundo plano en lo que a popularidad se refiere, pero no si hablamos en términos estilísticos, donde la pequeña de las Knowles supera y por una amplia y apabullante diferencia a la diva del pop.

Con un estilo personalísimo y camaleónico, Solange tiene la maravillosa capacidad de arriesgar sin defraudar, logrando que cada uno de sus looks, independientemente de la ocasión o el lugar, alcancen la calificación de sobresaliente. En un mundo como el de la moda en el que parece que últimamente todos copian a todos, ella representa un auténtico soplo de aire fresco. Tenemos chica nueva en la ciudad, así que abran paso porque el desfile de Solange no ha hecho más que empezar.

Solange Knowles
Solange Knowles
Solange Knowles
Solange Knowles
Solange Knowles
Solange Knowles
Solange Knowles
Solange Knowles
Solange Knowles
Solange Knowles
Solange Knowles
Solange Knowles
Solange Knowles
Solange Knowles
Solange Knowles
Solange Knowles
Solange Knowles
Solange Knowles
Solange Knowles
Solange Knowles
Solange Knowles para Asos
Solange Knowles para Asos
Solange Knowles
Solange Knowles
Solange Knowles
Solange Knowles
Solange Knowles
Solange Knowles
Solange Knowles
Solange Knowles para Asos
Solange Knowles
Solange Knowles
Solange Knowles
Solange Knowles