El arte inspirador de las hermanas Mulleavy

Laura y Kate, Kate y Laura, representan sin duda alguna la antítesis de lo que tradicionalmente se considera un director creativo de una gran casa de moda, y sin embargo han conseguido que su firma se convierta en un auténtico referente de la industria global.

Su historia no habla de comienzos difíciles, ni grandes trabas en el camino, sino de dos hermanas que pronto se dieron cuenta de que su sitio estaba en el mundo de la moda y decidieron que ese debía ser su lugar. El enorme talento de ambas hizo el resto. Y no hablamos de crear una firma y dedicarse a lanzar de cuatro a seis colecciones anuales, hablamos de la creación de un universo con filosofía e identidad propias, en el que cada colección es una historia, y cada modelo una pieza imprescindible de un guión en el que se cuida hasta el más mínimo detalle.

Rodarte ha dado forma a su mundo gracias a un ADN perfectamente reconocible en el que las influencias artísticas y cinematográficas de las hermanas Mulleavy juegan un papel fundamental. Bordados, colores pastel, volúmenes, y constantes reminiscencias de la época barroca y la década de los 80, son elementos recurrentes en cada una de sus colecciones. Colecciones que más que prendas de ropa son auténticas obras de arte, con capacidad propia para transportar a épocas pasadas y despertar los más anhelados deseos. Prueba de ello es la retrospectiva que han protagonizado hace apenas unos meses en el National Museum of Women in the Arts de Washington, la primera que esta institución le dedica a la moda.

Que la moda es arte, es algo más que evidente, aunque no siempre se le reconozca como tal. Por suerte siempre hay firmas que como Rodarte se encargan de recordar a amantes y detractores de la industria que el diseño es mucho más que ropa; el diseño y confección de prendas es un arte en si mismo, tan inspirador y bello como cualquier lienzo.

Una de las claves de su éxito es sin duda su libertad creativa. El hecho de que se trate de una firma independiente que no pertenece a ningún gran conglomerado de lujo le permite a Rodarte mantener su esencia al cien por cien. A ello hay que sumarle que se trata de una de las pocas firmas capitaneadas por mujeres, algo que parece estar en peligro de extinción en la industria.

El empoderamiento que de la mujer hace Rodarte se ve reforzado con el apoyo de rostros conocidos. Amigas íntimas de las hermanas californianas que se convierten en modelos y musas de muchos de sus diseños. Kirsten Dunst, January Jones, Yalitza Aparicio, Rowan Blanchard, Natalie Portman, Margaret Qualley, Kiernan Shipka o las hermanas Fanning son solo algunas de ellas.

Rodarte hace lo que quiere, como quiere y cuando quiere, y para los que amamos la moda esto resulta tremendamente inspirador. Las hermanas Mulleavy son garante de éxito y solo podemos desear que sigan deleitándonos con ese ENORME talento muchos años más. Larga vida al universo Rodarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *